¿Cómo leer a Walter Benjamin?

Artículo de Reyes Mate en El País, 25/10/2013.

A este perdedor le van bien las cosas. Se le edita y se le cita como una autoridad indiscutible. Está a punto de convertirse en objeto de veneración y consumo, justo lo contrario de lo que él pretendió. Este éxito tiene el inconveniente de mellar su aguijón crítico y, por tanto, de traicionar su pensamiento. La cosa tiene su gracias si observamos que su escritura es todo menos de fácil digestión. Hay frases e imágenes brillantes, pero su textura es críptica y árida. ¿Cómo leer a Benjamin para sortear tantas trampas?

El dio una pista en La obra de arte en la época de la reproductibilidad técnica. Ahí dice que en la reproducción y recepción de una obra de arte hay algo que se pierde; algo único, irrepetible, originario y casi sagrado que llama aura. Ocurre en la pintura, pero también en la música: no es lo mismo oír  el Concierto de Año Nuevo por televisión que vivirlo en la Goldener Saal de Viena. La traducción es otro caso significativo. El traductor se encuentra ente dos lenguas diferentes. ¿Qué tiene que primar la de origen o la de destino?.. Si se traduce “to be or not to be, that is the question” por “ser o no ser, esa es la cuestión” no estamos hablando en castellano. A nadie se le hubiera ocurrido hablar así en español si alguien como Shakespeare no lo hubiera escrito en inglés. Pero si traducimos en buen castellano por “vida o muerte y no hay más que hablar”, perdemos toda la gracia del original. Benjamin nos invita a traducir, a reproducir técnicamente obras originales,  a leer e interpretar textos de otros, porque el hecho de que lleguen a más gente es la prueba de que se transmite lo que  tienen de comunicable. Es verdad que hay un punto de incomunicable, inimitable e irrepetible, pero tener conciencia de ello es lo que más puede enriquecer a aquello que sí se comunica.

Esto mismo, aplicado a su propia obra, significa que hay que editarle, traducirle y comunicarle sabiendo que el objetivo es iluminar nuestro tiempo sin que eso suponga agotar su significación con nuestra interpretación. A la vista de lo que se publica, no parece que sea fácil lograr esos dos objetivos. Ariadna Mancini, autora de Cuadros de un pensamiento, ha optado por lo más fácil: hacer un menu de textos de lo más variado y entregárselos crudos al lector  para que los saboree en toda su originalidad. Es un libro de pesca, para captar lectores, dejándoles libre el camino de la interpretación. Es de alguna manera lo contrario de lo que hace Michael Löwy en el estudio introductorio, “Benjamin y el surrealismo”, a un célebre texto de de Benjamin,  El surrealismo.  El comentarista actualiza el pensamiento político del comentado para que sea eficaz hoy. En el texto benjaminiano está la invitación a “organizar el pesimismo” que para Löwy no es una frase literaria sino  la actitud correcta ante ” los desastres monstruosos que la civilización industrial burguesa engendra”. Lo que pasa es que Benjamin es quizá menos surrealista que Löwy. Eduardo Maura, el autor de Las teorías críticas de Walter Benjamin no oculta su preocupación por el buenismo de la recepción de Benjamin. Sensible al peligro de frivolización en la recepción benjaminiana, por superficialidad en la comprensión, acomete un rigurosos trabajo de interpretación, sin concesiones a la galería. Es un texto obligado que se faja con la lengua de origen, rastreando ejes centrales de su pensamiento, como el barroco. El peligro de este enfoque es el escolaticismo del que el autor sale airoso por su fe en la actualidad de la Teoría Crítica que Benjamin prolonga de manera original.

En Mundo escrito hay un poco de todo. Estos trece ensayos fueron en su momento conferencias en torno a una notable exposición, Walter Benjamin. Constelaciones, organizada por el Círculo Bellas Artes hace un par de años. Se puede constatar en ellos la fecundidad de un pensador y también el peligro de un escritor críptico que puede nublar a quien se le acerque. Tiene razón César Rendueles, uno de los editores del libro, junto a Juan Barja, cuando denuncia el peligro de usar “sus ensayos no para criticar las formas culturales dominantes sino para elogiarlas”. En esa tentación se cae cuando se pierde de vista la carga política de Benjamin o cuando prima la estética sobre la ética o cuando el comentario a un texto críptico en vez de aclarar añade confusión. Son trampas que a todos acechan por eso resulta tan apasionante intentar sortearlas.

El surrealismo. Walter Benjamin. Traducción de Paul Laindon. Casimiro Libros. Madrid, 2013. 59 páginas. 7 euros.

Cuadros de un pensamiento. Walter Benjamin. Selección e introducción de Adriana Mancini y Susana Mayer. Imago Mundi. Buenos Aires, 2013. 181 páginas. 21 euros.

Las teorías críticas de Walter Benjamin. Eduardo Maura. Bellaterra. Barcelona, 2013. 213 páginas. 16 euros.

Mundo escrito. 13 derivas desde Walter Benjamin. Juan Barja y César Rendueles (editores). Círculo de Bellas Artes. Madrid, 2013. 248 páginas. 18 euros.

Reyes Mate, doctor por la Wilhelms-Universität de Münster y por la Universidad Autónoma de Madrid, es profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en el Instituto de Filosofía del que ha sido miembro fundador y director de 1990 a 1998. Es autor de ensayos como La razón de los vencidos (1991), Memoria de Occidente (1997) y Memoria de Auschwitz (2003). Es director del proyecto «Enciclopedia IberoAmericana de Filosofía», editada por Trotta.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: