fichte

IV Congreso Internacional de la Asociación Latinoamericana de Estudios sobre Fichte (ALEF)

“Fichte en el laberinto del Idealismo”

14 al 16 de septiembre de 2016

Buenos Aires – Argentina

CONFERENCISTAS CONFIRMADOS:

Günther Zöller (Ludwig-Maximilian Universität München)

Tom Rockmore (Peking University)

Isabelle Thomas-Fogiel (University of Ottawa)

Ives Radrizzani (Bayerische Akademie der Wissenschaften)

José Luis Villacañas (Universidad Complutense de Madrid)

Christoph Asmuth (Technische Universität Berlin)

Diogo Ferrer (Universidade de Coimbra)

Virginia López Domínguez

CONVOCATORIA

Si bien es cierto que la Doctrina de la Ciencia puede ser caracterizada como un idealismo, tal caracterización resultaría insuficiente a los ojos del mismo Fichte. Cuando se refiere a su filosofía o a los sistemas de sus contemporáneos, Fichte nunca habla de “idealismo” sin más, sino que añade siempre alguna precisión: trascendente, dogmático, crítico, crítico-trascendental, práctico, cuantitativo, cualitativo, medio idealismo, superior-completo, etcétera. En el caso particular de la Doctrina de la Ciencia, debería llamar la atención que su idealismo aparece en combinación con cierto tipo de realismo y, dicho con las palabras de Fichte, con el espíritu del “kantismo bien entendido”. El término idealismo se vuelve entonces dentro del universo fichteano un término equívoco. El campo idealista, lejos de ser un plano transparente para el filósofo, se muestra con toda crueldad como un laberinto de significados en constante pugna hegemónica. Esta plurivocidad le viene exigida a Fichte por la necesidad de distinguir su propio idealismo de otras posiciones filosóficas. Lo cual lo lleva a adoptar en la exposición de su sistema el tono de una confrontación permanente con los otros idealismos. Una confrontación, por cierto, en la que el fortalecimiento de su postura es inescindible de la denuncia de las debilidades del rival. La Doctrina de la Ciencia, nos dice su autor, no se impone ni se enseña sino que debe surgir en cada uno como el producto de una actividad libre. De allí su empeño en mostrar que el principal oponente de su idealismo no es sino el dogmatismo. Por ende, su estrategia consiste en involucrar al lector en la disputa, empujarlo al laberinto y obligarlo a decidirse por uno de los caminos. Frente a las alternativas –representadas por pensadores modernos como Kant, Spinoza, Berkeley, Descartes, Maimon, Reinhold, Jacobi o Schelling– el idealismo fichteano aparece como el sistema que permite al hombre  salir victorioso de este enmarañado laberinto filosófico.

El Cuarto Congreso Internacional ALEF propone indagar la concepción específicamente fichteana de una filosofía idealista, abordar su continuidad y/o ruptura respecto de Kant y sus diferencias y/o semejanzas respecto de los otros representantes del idealismo, problematizar su posicionamiento frente al dogmatismo y al escepticismo y frente a la tradición de la filosofía moderna en general. Se trata, pues, de una invitación a pensar y repensar la posición de Fichte dentro del movimiento usualmente denominado Idealismo alemán, así como a desarrollar una mirada crítica sobre la recepción de la Doctrina de la Ciencia a la luz tanto de los materiales historiográficos publicados en los últimos años como de los desarrollos de la filosofía contemporánea.

*********

Se recibirán resúmenes (250 palabras) hasta el 1 de marzo de 2016.

Los idiomas aceptados son el español, portugués, inglés, alemán, italiano y francés.

Consultas y envío de resúmenes: fichte2016@gmail.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: