Jerry Fodor: 1935-2017

Jerry Fodor ha sido reconocido mundialmente como uno de los principales filósofos de la mente, que llevó el funcionamiento de la tecnología informática del siglo XX a las antiguas preguntas sobre la estructura de la cognición humana. El filósofo, científico, psicolingüísta y profesor Fodor murió el pasado 27 de Noviembre en su casa de Manhattan.

El Doctor Fodor fue profesor de filosofía en el Massachusetts Institute of Technology  durante muchos años y después en la Universidad de Rutgers. Su obra, que comenzó en la década de 1960 y se combina con la lingüística, la lógica, la semiótica, la psicología, la antropología, la informática, la inteligencia artificial y otros campos, es ampliamente reconocida por haber ayudado a sembrar la disciplina emergente de la ciencia cognitiva.

Escribió una treintena de publicaciones para London Review Book, la última fue “Hilary Putnam’s Philosophy in an Age of Science”, en 2013. La mayoría de sus escritos están relacionados con la filosofía de la mente, aunque también escribió sobre Wagner, Puccini, y Elton John y Tim Rice.

Uno de los libros más conocidos del profesor Fodor es The Modularity of Mind, publicado en 1983. En éste, argumentaba que “la mente humana, en lugar de ser un sistema unitario como se supone a menudo, comprende un conjunto de subsistemas innatos, compartimentados y construidos a propósito, es decir, una facultad para el lenguaje, otra para la habilidad musical, otra para las matemáticas, etc. Estas facultades, explicaba el Dr. Fodor, operan por medio de algoritmos abstractos, al igual que las computadoras”. Al realizar esta propuesta de funcionamiento de la mente se casó con desarrollos de la revolución lingüística de mediados de siglo XX iniciada por Noam Chomsky y la informática del matemático inglés y criptoanalista Alan Turing.

Durante su carrera profesional, el profesor Fodor, obtuvo varios reconocimientos, entre los que destacan la Beca Guggenheim (1972) en la categoría de Ciencias Sociales y el Jean Nicod Prize (1993)

Fuente: The New York Times

Foto: David Beyda Studio

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: