Remedios Zafra: “En una época que desestima el pensamiento lento las personas son más manipulables”

“Un año después de que la pensadora obtuviera el Anagrama de Ensayo por «El entusiasmo», ABC entrevista extensamente a la autora de este tenebroso libro

Un poco de experimento y de reto tiene esta entrevista. Tardó, vía mail, meses en materializarse. Remedios Zafra lo prefería así: «Me he encontrado en alguna ocasión participando en entrevistas rápidas que terminaban produciendo un sucedáneo de mala calidad de lo que dice el libro». En sus respuestas parece vislumbrarse uno nuevo, un libro nuevo que continúa avanzando en su lectura de la oscura realidad digital para aquellos que pretenden vivir de la creación o del conocimiento y ser libres, para más inri. De eso va «El Entusiasmo», por el que su autora obtuvo el prestigioso premio Anagrama de Ensayo que la convirtió el año pasado, de paso, en una de las 100 mujeres más influyentes de España. Zafra envió sus respuestas en un word con letra en amarillo sobre un fondo negro. La metáfora es obvia.-

Ha pasado poco más de un año desde que ganara el Anagrama de Ensayo. ¿En qué ha cambiado su vida?

Aparentemente mi vida profesional es muy parecida a la de los últimos años, trabajo en la universidad y busco tiempo para escribir. Sin embargo, el premio Anagrama ha tenido un alcance enorme y ha hecho muy visible mi trabajo. Eso me ha generado una expectativa y demanda mayor por parte de muchas personas, tanto de medios como de lectores que se han visto interpelados por el texto. En este sentido, sí ha habido un cambio sustancial, pues gestionar esta respuesta me ha exigido mucho tiempo, no sólo por las colaboraciones relacionadas que acepto, sino también por las que no puedo aceptar.

Proteger mi tiempo propio ha sido difícil pues hay un claro posicionamiento político en el libro que siento que de muchas maneras me obliga, pero igualmente requiere estar alerta. No es fácil vencer la inercia que nos lleva a encadenar trabajos y colaboraciones movidos por el entusiasmo de implicarnos en nuestra práctica, respondiendo a las demandas de un mundo cultural sobrepasado e hiperproductivo. Dejarse llevar por él puede suponer perder lo más valioso, el tiempo y la concentración para profundizar en las cosas. El notable aumento de actividad está muy unido hoy al «ser visto» y se retroalimenta como arma de doble filo”

Seguir leyendo

Fuente: ABC Cultura (12/01/2019)

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: