Comunicado del Observatorio Filosófico de México frente a la medida del Presidente Bolsonaro respecto a las Facultades de Filosofía y Sociología

JAIR BOLSONARO
PRESIDENTE DE BRASIL.
ABRAHAM WEINTRAUB
TITULAR DEL MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE BRASIL.
A LA COMUNIDAD FILOSÓFICA NACIONAL E INTERNACIONAL.
P R E S E N T E S.

El pasado 26 de abril, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, mencionó que se pretende descentralizar la inversión en las Facultades de Filosofía y Sociología con el argumento de que es necesario enfocarse en aquellas carreras y áreas del conocimiento que sean productivas y redituables, tales como Medicina, Veterinaria y las diversas Ingenierías. Ya el 10 de abril de 2019, el titular del Ministerio de Educación de Brasil, Abraham Weintraub, había afirmado en una entrevista que “necesitamos elegir mejor nuestras prioridades porque nuestros recursos son escasos. Me gusta la filosofía, pero imaginen una familia de agricultores cuyo hijo entró a la facultad y cuatro años después vuelve con un título de antropólogo…”

Es importante señalar que en la historia de la conformación de esta gran nación sudamericana han estado presentes las humanidades, las artes y la filosofía. Basta recordar a los intelectuales positivistas de 1850 como Joaquim Alexandre Manso Sayāo o Benjamin Constant Botelho de Magalhāes y los antipositivistas Raimundo de Farias Brito y José Pereira da Graça Aranha, cuyas discusiones dieron pie a que en 1889 se adoptara el lema del filósofo francés Augusto Comte «Ordem e Progresso» no sólo como expresión de una nación moderna, sino como un rasgo identitario y de unidad al inscribirlo incluso en su bandera. No es posible olvidar tampoco la impresionante riqueza cultural que se ha generado en Brasil desde Joaquim Machado de Assis, Rachel de Queiroz, Joāo Guimarāes Rosa, Clarice Lispector y Jorge Amado, pasando por Heitor VillaLobos, Mário de Andrade, Oswald de Andrade, Anita Malfatti, Oscar Niemeyer hasta Glauber Rocha, ni dejar de lado el modo en que la obra de pensadores como Gilberto Freyre, Sérgio Buarque de Holanda, Celso Furtado, Paulo Freire, Darcy Ribeiro, Raimundo Faoro o Leonardo Boff -por citar solamente algunos nombres- han contribuido a la representación, reflexión y crítica no solamente de Brasil, sino de América Latina en su conjunto, visibilizando la marginación, injusticia y, al mismo tiempo, las posibilidades y esperanzas abiertas que recorren la historia y el presente de nuestro continente.

Las propuestas del Gobierno de Bolsonaro constituyen en sí mismas una ofensa y muestran un gran desconocimiento del valor, significación e importancia que tienen la antropología, la sociología, la filosofía y las humanidades en general en la sociedad. El intento de acabar con la filosofía y las humanidades ha sido una tendencia que ha sido puesta en marcha por muchos gobiernos latinoamericanos, como ocurrió en México, España, Perú, en los países centroamericanos, Chile y ahora en Brasil. Sin embargo, las recientes afirmaciones de las autoridades brasileñas se inscriben no sólo, como en los casos mencionados, en una concepción de la educación orientada por criterios de inmediatez y productividad, sino en un proyecto de sociedad caracterizado de manera evidente por el autoritarismo, la censura y el desprecio por las humanidades, la cultura y el pensamiento crítico en general. Un recorte presupuestal a las humanidades tendrá consecuencias catastróficas en dicha nación, y por ende, en nuestra región iberoamericana. Se hace por ello urgente manifestar el repudio de la comunidad internacional frente a la posibilidad de que se tomen esas medidas.

En este tenor, la Comisión de Enseñanza de la Filosofía de la Federación Internacional de Sociedades Filosóficas (FISP por sus siglas en francés), el Observatorio Filosófico de México, el Observatorio Filosófico de Morelos, la Asociación Filosófica de México, la Red Iberoamericana de Filosofía, IXTLIAsociación Mexicana de Profesores de Filosofía a Nivel Medio Superior, el Círculo Mexicano de Profesores de Filosofía y los abajo firmantes (profesores, investigadores, estudiantes, instituciones y facultades de filosofía del país) rechazamos enérgicamente las acciones que se pretenden llevar a cabo y externamos nuestro apoyo a la comunidad humanística, artística, filosófica y del ámbito de las ciencias sociales de Brasil en su lucha por la defensa de la filosofía, la sociología, las artes y las humanidades en todos los niveles escolares.

Atentamente

Observatorio Filosófico de México: Ángel Alonso Salas, Gabriel Vargas Lozano, Guillermo Hurtado, José Alfredo Torres, Eduardo Sarmiento Gutiérrez, Raúl Berdejo, Pedro Corzo.

Amalia Xochit López Molina (Presidenta Asociación Filosófica de México y Red Iberoamericana de Filosofía)

Firmantes en orden alfabético
Lucía Agraz Rubín (OFMOR), Estefanía Agraz Rubín (OFMOR), Juan Carlos Ayala (UAS), Ramón Espinosa Julián (UAG), Diana Fuentes (UAM–X), María del Carmen García (FFyL-BUAP), Roberto Hernández Oramas (COAPEHUM), Gustavo Leyva (UAM-I), Miriam Madureira (UAM-C), Juan Monroy (FHUAEM), Laura Padilla Alcocer Páez (CIALC-UNAM), Ausencio Pérez Olvera (IXTLI), Cesar de Rosas Ramírez (FFyL-UNAM), Alberto Saladino (FHUAEM), Adalberto Santana (CIALC-UNAM), Carmen Trueba Atienza (UAM-I), Jorge Velázquez Delgado (UAM-I)

Comments (2)

  1. Benito Alejandro Collantes Martinez - Responder

    Como siempre ocurre en estos casos, y no es de hoy, la cultura, la ciencia, la filosofia la sociologai, la antropologia y en general las humanidades han sido perseguidas y denostadas por las mentes retrogradas de la historia y Bolsenero presidente de Brasil se incribe en esa brecha oscura, pero estamos seguros que es temporal, en cuanto regrese el pendulo de la historia en el pais sudamericano, volvera la luz

  2. Javier Gallardo Vía - Responder

    En fin, el comentario anterior es “derecha hegeliana”, y parece desentenderse de que “el péndulo de la Historia” todavía tiene mucho recorrido en la mala dirección…
    Y la posición de los “observadores filosóficos” es tragicómica: se está hundiendo el barco, y los filósofos se quejan de que el desastre comience en proa. (Donde están los filósofos; siempre en proa).
    Creo, además, que al ser yo europeo debería estar en desventaja para verlo, y me sorprende la miopía de los pensadores que observan desde países más cercanos. ¡Incluso los filósofos de Brasil se quejan en change.org de la injusticia con que se organiza el naufragio!
    https://www.elmundo.es/internacional/2019/05/12/5cd5caeefdddff995e8b4662.html

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: