La Ética debe ser materia común en la Enseñanza Secundaria Obligatoria

Solicitud de la Red española de filosofía al Ministerio de Educación y Formación Profesional

El anteproyecto de Ley Educativa presentado el 14 de diciembre último no cumple, en su totalidad, con el consenso parlamentario de la Comisión de Educación del Congreso del 17 de octubre de 2018 que avalaron los principales partidos políticos.

La presencia de una asignatura común de Ética en 4º de la ESO es necesaria e imprescindible, puesto que la enseñanza obligatoria debe incluir, como contenidos filosóficos esenciales de la educación, la reflexión y el análisis crítico-racional sobre los siguientes temas: el ser humano y su dimensión moral; el problema de la libertad; las nociones de deber, derecho y principio; la distinción fundamental entre lo moral, lo político y lo legal; el análisis del pluralismo de las concepciones del bien; una introducción a las teorías de la justicia; la relevancia de la Ética pública y de la integridad personal; la igualdad de trato y la no discriminación; y,  finalmente, el valor de racionalidad del diálogo y los procedimientos deliberativos que dan soporte a la misma democracia.

Por otra parte, las dimensiones aplicadas de la Ética deben ser incorporadas para abordar los acuciantes dilemas morales que se presentan a las nuevas generaciones respecto de, al menos, los siguientes desafíos: – los riesgos y posibilidades en la sociedad de la información, -la gestión responsable de la identidad virtual y de la interacción social en la era digital, -las transformaciones ligadas a las biotecnologías y las decisiones sobre la salud en el campo de la bioética, y -el principio de precaución, el respeto por la naturaleza y el horizonte de la sostenibilidad. Las éticas aplicadas – ética digital, de los medios de comunicación, bioética, ecoética,…-  deben ser incorporadas a la formación del alumnado con vistas a propiciar su madurez moral e intelectual en el contexto de una sociedad en continua y vertiginosa transformación.

La formación en valores cívicos, en Primaria y Secundaria, debe ser complementada con una materia de carácter filosófico como es la Ética en el curso final de la ESO. La reflexión crítica y rigurosa sobre el ser humano y su dimensión moral, así como sobre los valores, principios, normas y procedimientos deliberativos es imprescindible para el ejercicio de la autonomía de juicio del alumnado. Las sociedades democráticas requieren que su ciudadanía adquiera y desarrolle competencias argumentativas y deliberativas que son las que proporciona la Filosofía práctica.

Todo lo anterior no puede ser soslayado en la educación obligatoria porque su objetivo es fomentar la autonomía y la responsabilidad de la futura ciudadanía. La Ética ha sido siempre una parte fundamental de la Filosofía, desde sus orígenes en la Grecia antigua, y debe ser impartida por el profesorado de Filosofía, como recomienda expresamente la UNESCO. Requiere, finalmente, de una dotación horaria suficiente que permita dotarla de rigor y seriedad.

Instamos, en suma, al Gobierno para que la Ética vuelva a ser materia común en la Enseñanza Obligatoria. El valor del consenso político sobre la educación no debería desdeñarse ante los urgentes retos de la sociedad presente y futura.

2 de febrero de 2019.

Comments (8)

  1. Es imprescindible que el alumnado de 4ESO curse la asignatura de Ética si queremos formar en valores democráticos a las nuevas generaciones.

  2. Luis María Cifuentes Pérez - Responder

    Me parece muy bien la propuesta de la REF. Solamente incidiría en que si no se consigue una horario de 2 horas los objetivos que se pretenden corren grave peligro de convertir a la Ética en un “apéndice curricular” insignificante. No podemos caer, en mi opinión, en la negociación con el MEC en oponer la Ëtica a la asignatura de EpC, pero tampoco ceder ante la asimiliación de la Ética con la EpC porque se pierde entonces el carácter filosófico que tiene la Ética. El PSOE siempre se ha manifestado de modo más o menos explícito en contra del carácter filosòfico de la ética por un prejuicio ideológico contra la Filosofía y en cambio siempre ha defendido con furor los aspectos de la educación cívico-política de la EpC. Es conveniente tener en cuenta las anteriores negociaciones con el MEC. Sobre este cuadro gravita además la histórica cuestión jamás resuelta de la absurda alternativa entre religión católica y ética. Es una cuestión política de gran calado y cuya solución es revisión y supresión de los ACUERDOS ENTRE EL VATICANO Y EL ESTADO ESPAÑOL.

  3. Félix García Moriyón - Responder

    ¿Por qué solo el de 4º? ¿Por qué no en los cuatro cursos de la ESO y los seis de primaria? La educación ética es en estos momentos una preocupación prioritaria de la UE y quiere que esté presente en todos los cursos en el último de la enseñanza obligatoria y no en los nueve anteriores? ¿Quizá un prejuicio de un cierto sector del profesorado de filosofía? Por otra parte, desgraciadamente no es una asignatura con una larga tradición. Solo ha existido en los años de aplicación de la LOGSE.

  4. ÁNGEL VICENTE VALIENTE SÁNCHEZ-VALDEPEÑAS - Responder

    La Ética ha sido siempre una parte fundamental de la Filosofía, desde sus orígenes en la Grecia antigua. Y también podemos decir que desde la Grecia antigua la ética no ha formado parte (salvo heroicas excepciones) de los políticos de turno. Quizás estemos ahora en una de esas heroicas excepciones. O quizás no. Vaya Vd. a saber.

  5. Pingback: LA ÉTICA Y LA NUEVA LEY DE EDUCACIÓN | Sociedad Aragonesa de Filosofía

  6. Javier Gallardo Vía - Responder

    Me gusta el escrito, pues concreta muchísimo los conocimientos que la Ética debería proporcionar a nuestros estudiantes (al menos en el último curso de su formación obligatoria).
    Independientemente de los matices que otros puedan añadir, yo -como profesor y padre- entiendo urgente que los jóvenes aprendan qué es una ley o qué es la legitimidad, por ejemplo. No es bueno para la persona, ni para el país, ser ciudadanos sin esa formación.
    Además, alabo el esfuerzo en la composición y redacción de la carta para evitar vaguedades e infantilismos del tipo “enseñar a pensar”, que iguala las materias filosóficas al juego del parchís. Hablamos de conocimientos veraces, enriquecedores y que ayudan al éxito personal y social del estudiante.
    Bien.
    Gracias.

  7. María José Guerra Palmero - Responder

    Podríamos ser más ambiciosos, pero la legitimidad nos la da el consenso parlamentario de 17 de abril y el voto de los cuatro grandes partidos politicos. #ÉticaESOImprescindible

Responder a Javier Gallardo Vía Cancelar respuesta

A %d blogueros les gusta esto: