¿Dónde estudiar y dónde trabajar si te gusta la filosofía?

El principal aporte del filósofo es integrar las percepciones de diferentes disciplinas sobre un tema y formular soluciones que beneficien a más personas. Es decir, contribuir a la reflexión de los grandes problemas individuales y colectivos

Esta tendencia va a contracorriente con lo que viene sucediendo en el mercado laboral. Víctor Casallo, director de la Escuela de Filosofía de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, asegura que muchas instituciones solicitan cada vez más profesionales especializados, por ejemplo, en ética política o responsabilidad social. Así los filósofos asumen el reto de comprender los problemas del país, como la corrupción y la violencia desde diferentes disciplinas y distintos grupos culturales que coexisten en nuestra sociedad.

-PENSAMIENTO CRÍTICO-
Las universidades que ofrecen la carrera de Filosofía aplican metodologías que integran la revisión de textos clásicos, la confrontación de pensamientos de los principales exponentes históricos y el impulso del análisis social, entre otros aspectos. Así los profesionales son capaces de articular pensamientos propios y bien informados que luego pueden plasmar en textos especializados.
Casuso menciona que el egresado de Filosofía es capaz de analizar textos filosóficos de distintas áreas y épocas, así como de redactar ensayos, monografías y artículos con sustento argumentativo y bibliográfico. Aplica sus conocimientos al contexto actual y emplea conceptos y criterios filosóficos para comprender cada tema.
Por su lado, Casallo resalta el gran rigor académico, el compromiso ético y la capacidad de colaboración de los egresados. Su formación les permite responder desde un pensamiento crítico propio y analizar con profundidad las necesidades actuales de la sociedad, en busca del bien y el desarrollo de individuos, grupos e instituciones.

-NUEVOS HORIZONTES-
Los grandes cambios en el mercado han generado nuevas oportunidades para los filósofos en la gestión académica y docencia en áreas como Comunicaciones, Educación, Arte y Ciencias Sociales. Según Casallo, cuando las diferentes ciencias cuestionan sus fundamentos y las diferentes circunstancias que se dan en estas, los profesionales de filosofía son capaces de enriquecer estos cuestionamientos y aportar en la formulación de respuestas.

La filosofía, como actitud reflexiva, puede referirse a cualquier campo de la actividad humana. Es un gran promotor del diálogo plural, que incluye a todas las voces y perspectivas. Y, por ello, su aporte es vital para el desarrollo de nuestra sociedad.

-DÓNDE ESTUDIAR-
*Universidad Nacional Mayor de San Marcos
* Universidad Antonio Ruiz de Montoya
* Pontificia Universidad Católica del Perú
* Universidad Nacional Federico Villarreal

-DÓNDE TRABAJAR-
Escenario laboral. La disponibilidad de plazas en el sector privado ha crecido a un ritmo sostenido. ¿Las razones? Buscar nuevas perspectivas para responder a los cambios sociales y políticos. Rigor académico y compromiso ético. Los egresados se caracterizan por tener un pensamiento crítico y la capacidad de analizar las necesidades actuales de la sociedad.

-Sector público. A través de asesorías a ministerios u otros organismos públicos, en temas éticos o problemas comunes de su entorno. También desarrollando textos especializados o de divulgación con reflexiones sobre temas como el feminicidio, el racismo, la xenofobia y la intolerancia.

-Sector privado. A través de consultorías a empresas u organizaciones no gubernamentales (ONG). Manejando equipos multidisciplinarios especializados en responsabilidad social corporativa (RSC). Realizando labores de investigación y docencia en universidades privadas.

-PERFIL DEL ESTUDIANTE-
Esta carrera es para ti si:
-Te interesan las ciencias y las humanidades y estás dispuesto
a profundizar en ambos temas.
-Te gusta mucho la lectura y tienes buenos hábitos de estudio.
Sabes expresar tus ideas con claridad tanto de manera oral como escrita.
-Posees una actitud reflexiva sobre tu entorno, y capacidad de crítica y autocrítica.
-Tienes disposición para el diálogo interdisciplinario y un profundo compromiso ético.
-Tienes capacidades deductivas y argumentativas.
-Posees habilidades básicas para la investigación.

Fuente: El Comercio (30/03/2019)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: