Filosofía en la calle. Inauguración de la tercera edición

El museo de Almería acogió el pasado día 23 la inauguración de este proyecto donde hubo una conferencia, performance y exposiciones de fotografía y escultura

El pasado 23 de noviembre se celebró la conferencia del proyecto “Filosofía en la calle” en el museo provincial. Ese mismo día se inauguraron las exposiciones permanentes de fotografía y escultura, que junto con un performance y video performance, formaban parte del mismo proyecto. Se trataba del tercer ciclo de esta actividad, que desde hace años se ha venido produciendo en lugares de Almería como la extinta librería Sintagma y el I.E.S. Fuente Nueva. En esta ocasión, se ha dado una diversificación del diseño original enlazándolo a otras disciplinas artísticas. Antonio Guerrero, creador y coordinador de este proyecto, ha incluido a personas como Francisco Escudero, en el performance, Rubén García, comisariando la exposición fotográfica donde intervinieron fotógrafos de toda España, Manolo Fernández Castilla, en la exposición de escultura, y a los ponentes: Cayetano Aranda, Francisco J. Carbonell, Irene Gálvez y Jorge Cordi. Además el acto pudo contar con la presencia del delegado de cultura Alfredo Valdivia.

Como arranque de la conferencia el artista Francisco Escudero ofreció un Performance titulado Palabras al Viento. Iniciada la conferencia, el tema de fondo, en palabras de Guerrero, abordó la problemática de la vigencia de la filosofía actual, desde el punto de vista de su salud. En términos generales el proyecto denunciaba que si el objetivo de esta disciplina era crear personas con pensamiento autónomo y con la capacidad de emanciparse de su entorno, los resultados mostraban que no era así. La filosofía tenía por tanto una enfermedad. En sí mismo esta idea acarreaba la crítica al sistema educativo, donde estaba insertada la filosofía, El proyecto también traía la crítica a la crisis de identidad de los filósofos españoles. Finalmente la idea de enfermedad de la filosofía actual también conducía a la crítica del bloqueo conceptual. En términos generales la posmodernidad había parido productos repetitivos que versionaban la modernidad sin aportar luz al conocimiento. Además existían otras críticas implícitas en el proyecto: en la segunda mitad del siglo XX se dieron ideologías que absorbieron las ideas de la filosofía y la dejaron vacía. Finalmente también se dio otro proceso: la mercantilización de la cultura convertida en un producto de consumo.

A continuación Cayetano Aranda habló de la necesidad de defender lo público en detrimento de lo privado, y con eso se refirió a la plaza pública. También aludió a la irresponsabilidad de la clase política respecto a ese Ágora y como en la antigua Grecia la relación entre el político y el ciudadano era más directa y responsable. Irene Gálvez efectuó una reflexión sobre el feminismo en la que surgió la figura de Carmen de Burgos. La filosofía servía, según dijo, para comprender las contradicciones y salvarnos de la caverna del patriarcado. Francisco G. Carbonell aludió a la crítica a la filosofía academicista y a la importante desvirtuación del lenguaje. Por otro lado declaró que la filosofía servía para desenmascarar al poder y al lenguaje capitalista como fundamento del mundo. Finalmente Jorge Cordi, retomando la idea base, se refirió a la idea de dispositivo de este proyecto. A continuación habló de la diferencia entre sujeto y subjetividad y reflexionó sobre el goce autista de la cultura neoliberalista.

Finalizada la conferencia el público asistente, que fue bastante amplio y estaba compuesto por personas de diferentes lugares de la geografía nacional, acompañó a los participantes del proyecto a la segunda planta del museo donde la directora de dicha institución, María Isabel Pérez,  y el delegado de cultura, Alfredo Valdivia, dijeron unas palabras e inauguraron las exposiciones de fotografía y escultura, comisariadas por Rubén García y Manolo Fernández Castilla respectivamente. En la exposición fotográfica también estuvo, como participante, Antonio J. Garcia (Ché).

De este evento salieron iniciativas para su continuación en la universidad de Murcia, donde ya se estaban realizando las gestiones, y en el ayuntamiento de Huercal-Overa. Según Antonio Guerrero, allí se ampliarán el número de disciplinas.

Sumario: La filosofía debe volver a la calle y recuperar su lugar natural para así cumplir su objetivo de crear librepensadores.

Sumario: En futuras ediciones se añadirán nuevas disciplinas y se ampliará el ratio de participantes.

Entrevista a Antonio Guerrero (organizador y coordinador del evento) en InterAlmería TV

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: