Especismo

¿Qué es el especismo y por qué deberíamos rechazarlo?


Supongamos que no supiésemos si fuéramos a nacer como seres humanos o como animales de otras especies: ¿qué clase de mundo elegiríamos?

Cada vez más gente entiende que todos los seres humanos deberíamos recibir pleno respeto. A menudo se asume que esto debería ser así por el simple hecho de que somos humanos. Pero, en realidad, la mera pertenencia a una determinada especie es más que nada una clasificación biológica. No es lo que determina que nos puedan dañar. Lo relevante para esto último es algo mucho más simple: nuestra posibilidad de sentir y sufrir. A esto es a lo que se llama también sintiencia. La sintiencia es la capacidad de tener experiencias, que pueden ser positivas, como el disfrute, o negativas, como el sufrimiento.

Ahora bien, esta capacidad no la poseen exclusivamente los seres humanos. También la tienen muchísimos otros animales. Sin embargo, se asume habitualmente que únicamente los seres humanos merecen nuestra consideración. Como consecuencia, los animales (o, más bien deberíamos decir, los animales no humanos) son tratados como cosas. Son explotados diariamente de las formas más terribles. Y se les deja sufrir a su suerte cuando están en situación de necesidad, sin preocuparnos por darles ayuda.

¿Cómo puede justificarse esta actitud? Muchas veces se afirma que los animales no merecen consideración porque esta solo ha de darse a quienes poseen unas capacidades intelectuales complejas. Pero quienes defendemos que se respete plenamente a todos los seres humanos debemos rechazar este argumento discriminatorio. Los seres humanos con diversidad funcional intelectual significativa, así como los bebés que sufren alguna enfermedad terminal, merecen exactamente el mismo respeto que cualquier otro ser humano, pues pueden sufrir por igual. Asimismo, en otras ocasiones se afirma que solo hemos de respetar a los seres humanos porque únicamente sentimos estima por ellos. Pero la estima tampoco es un criterio justo. Una niña huérfana, sin nadie que la quiera y proteja, necesita y merece el mismo respeto que otra rodeada de seres queridos.

En contraste, hay un método sencillo para juzgar de forma ecuánime a quién deberíamos respetar. Entendemos normalmente que la justicia requiere imparcialidad. Pensemos, pues, en lo siguiente. Supongamos que no supiésemos si fuéramos a nacer como seres humanos o como animales de otras especies: ¿qué clase de mundo elegiríamos? Bajo tales condiciones de imparcialidad, si pensásemos honestamente, seguramente escogeríamos un mundo en el que se respetase a los animales. Esto indica que la actitud de desconsideración hacia estos no está justificada.

Estas razones han llevado a que cada vez más personas vean tal actitud como una forma de especismo. Con este término, acuñado ya hace medio siglo, se llama a la discriminación de quienes no pertenecen a una cierta especie. La idea de que deberíamos rechazar el especismo es todavía novedosa. Por ello, y porque cuestiona el provecho que obtenemos del sufrimiento animal, es aún fácil de ridicu­lizar. Pero lo que importa no es eso, sino que es también una idea muy difícil de rebatir. Y ese es el motivo por el cual el rechazo del especismo y la defensa de los animales han llegado para quedarse.

Fuente:

https://elpais.com/elpais/2019/03/15/ideas/1552654326_316628.html

 

1 comentario en “Especismo

  1. Santo Job

    Interesante. Pero en tu penúltimo párrafo hablas como si los humanos no tuviéramos problemas en este mundo, como si ser humano garantizara ser respetado pero sin embargo ser animal no te garantizara respeto alguno. Creo que esto no se corresponde con la realidad. Puedes elegir nacer en un planeta que no se respete a los animales y que te toque ser ratón de campo o elefante en una reserva natural y ser el tipo más feliz del mundo. Si te toca rata de experimentación médica estás jodido, eso sí. Para prevenir esa opción uno puede elegir nacer en un mundo donde sí se respete a los animales, pero te puede tocar ser albino en según que poblado de África y verás tu que fabuloso…

    El especismo suscita numerosos interrogantes…¿es especismo matar a todas las ratas del solar contiguo a la finca en la que vivo? Quiero decir, las ratas son seres sintientes, con una indudable capacidad de sufrimiento y goce. ¿Es correcto o no es correcto exterminarlas controladamente?
    ¿Qué es el sufrimiento o como lo reconocemos? Un insecto experimenta reacciones evasivas frente a estímulos que pueden terminar con su vida, ¿ podemos decir entonces que un insecto sufre?
    ¿Como sabemos que las plantas no sienten? Las plantas han desarrollado todo tipo de técnicas de combate, defensa, expansión y supervivencia. Reaccionan a estímulos externos y están indudablemente vivas. ¿Son sintientes o no lo son? ¿Es la presencia de sistema nervioso lo que determina si un ser vivo puede experimentar sufrimiento o gozo? ¿Hay alguna diferencia entre yo apartando la mano del fuego y una bacteria alejándose de un entorno con un ph ácido? Hay alguna diferencia entre yo huyendo de un león y una bacteria huyendo de un glóbulo blanco?
    ¿Es admisible exterminar una especie sintiente invasora solo porque preferimos la especie autóctona o porque la invasora puede causar una variación en nuestro entorno que altere nuestra economía y forma de vida?

    Matar a otro animal, ¿es un hecho moral o un derecho natural? Lo natural es que los animales de distintas especies se maten entre si. ¿Solo el ser humano es un ser moral? Si solo el ser humano es un ser moral existe una diferencia indubitable entre nuestra especie y el resto. ¿Da esta diferencia derecho a matar? O precisamente es esa diferencia la que obliga a dejar de hacerlo? Solo pregunto.
    Y la última: ¿es correcto esterilizar y castrar masivamente a gatos y perros? Es especismo? Es maltrato? Tenemos derecho? La utilidad está por encima de la moralidad?

    ¿Es la razón por la que se mata o inflige sufrimiento lo que legitima el hecho?

    En mi opinión lo moralmente correcto es no causar sufrimiento innecesario. Pero causar sufrimiento no es malo per se.
    Masacrar a 8000 inteligentísimas y sintientes ratas para prevenir enfermedades en humanos es bueno y moralmente correcto. Salir al campo a matar ratas con una escopeta de balines para experimentar placer y diversión es malo y moralmente incorrecto.
    Matar a un león que se cuela en el poblado es bueno y moralmente correcto. Ir a cazar leones por deporte es malo y moralmente incorrecto.
    Matar a un humano porque está atacando a tu hijo con peligro de su vida es bueno y moralmente correcto (aunque sea punible y le corresponda castigo). Matar a un humano por nada es malo e incorrecto moralmente.
    En mi opinión la clave no es tanto que se hace, sino porqué se hace.

    Muchas gracias por tu publicación! Mueve a la reflexión!

    Responder

Responder a Santo Job Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.